sábado

Siempre lo supe



Siempre lo supe.
Hablare con sinceridad. Siempre lo supe... en el fondo, negando la verdad, mas clara que el agua, siempre lo supe.
No se si es triste, pero siempre fuiste la salida fácil.
La forma de hacer lo correcto sin comprometer el corazón. Contigo hice lo que no hubiese podido hacer con el anterior. Sin ilusiones, sin esperanzas, sin las mas mínima idea de que pasaría, sin tenerte mucho en cuenta.
Jugaba a mi favor.
Te conocía demasiado bien, tus flaquezas mas obvias, tu pasado mas triste, ese que te acompaña día a día, ese que tanto dices haber olvidado, junto a un cumulo de inseguridades que pesan mas que tu cabeza; terco.

Nunca me olvidaste, sin ánimo de sentirme grande, sé que soy inolvidable. Que marque tu casa y tu alma y aunque sé que no me llevas en todos tus pensamientos, en las noches mas oscuras, cuando te encuentras a ti mismo me recuerdas con deseo.

Me atreví a jugar, a pesar de todo, me atreví a jugar.. lo llevaba claro desde el primer día, y aunque sabía que nada bueno saldría, me atreví.
Me lo busque. Te busque con mi humor atrevido, con mis frases cortantes, con mi juego de palabrería elegante... te busque y sin buscarte ahí estabas esperándome, recordándome.

Siempre lo supe, sabía que nunca sería tuya, que no encajas en mi ser, que te quedas pequeño ante mi sombra, que el éxito no se mide con dinero ni con propiedades de colores brillantes guardadas en un cajón.

Fuiste la prueba a seguir.
Superando con creces mis propias metas, dejándome claro que no eras el primero ni el último, pasando pagina te supe dejar.
Y aunque no diste en el clavo, aunque no diste la talla, en ninguno de los sentidos, así fue mas fácil dejarte atrás.

Ahora solo te recuerdo como los meses, esos que pasan y se van quedando a un lado del camino, esperando ser tomados de la mano de un mendigo. Ahora no espero que sepas que no te quise, que el cariño no es eterno y tu con tu orgullo, te encargaste de pasar a la lista de cobardes con testigos.
Aprendí a pasar página, a saber darme mi puesto, que aunque la verdad no es opcional, puedo pasar el resto de mis días sin volver a saber de ti.

Y nunca aprenderás a olvidarme por completo, porque deje una marca en tu cuello, en el tu alma y por todo tu cuerpo, y sin habérmelo propuesto... miento, si lo hice... siempre te acordaras de mi.

Siempre lo supe.
Supe que si llegaba a pasar, solo sería durante un tiempo.

3 comentarios:

jrm. dijo...

es como si fueras mi otro yo, y escribieras las cosas que yo no quiero escribir.
esta entrada es una de esas.
alucino.

Sora Mitsuko dijo...

Me llegaste al alma... describiste exactamente como me siento respecto a un "amor" pasado... todo, cada palabra la sentí como si fuera mía.

Describiste perfectamente como lo siento a él, a mi y de la manera como nunca me animé a hacerlo.

Te felicito, me encantó, en serio!
Un abrazo!! :)

Sofía dijo...

Hola Sora M!
Muchas gracias,
Me alegra que te indentifiques tanto con mis palabras, a veces no resulta facil sacarlas,,,
Yo tmb te sigo!
Muchos besos